EL EQUIPO DE GOBIERNO MUESTRA SU APOYO A LOS AGRICULTORES Y GANADEROS EN SUS REIVINDICACIONES

21/02/2020

En su lucha por unos precios más justos

86970090_1473091176177340_4451033501159915520_o

Comprendemos las reivindicaciones del sector agrario y compartimos con él la necesidad de lograr unos precios justos que ayuden al mantenimiento y futuro de la actividad agraria en nuestro medio rural.

En definitiva, reclamamos e instamos tanto al Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía como al Gobierno de España, junto a los agricultores y ganaderos españoles, medidas urgentes encaminadas a reforzar la dignidad y consideración del sector, algo que sólo se alcanzará con la existencia de los ingresos necesarios.

Las actuales reivindicaciones de los agricultores tienen como eje principal los precios de lo que producen, y que hacen que no se cubran ni los costes de producción que llevan aparejados. Reclamamos que reciban una remuneración justa y que su trabajo sea socialmente reconocido.

El Gobierno de España ha anunciado ya un paquete de medidas entre las que destacan, entre otras, importantes modificaciones en la Ley de la Cadena Alimentaria que reforzará la posición de los productores. En el ámbito comunitario, España reclamará a las instituciones europeas que la futura PAC mantenga el mismo presupuesto que el periodo anterior y que sea capaz de aumentar el peso de los productores en la cadena de valor. La reorganización de la oferta para negociar mejores precios y el apoyo al el sistema de seguros agrarios son necesidades que el Gobierno Central ha entendido que debe gestionar.

Porque somos la administración más cercana al ciudadano nos convirtamos en su aliado y, sobre todo, en sus altavoces en estas reivindicaciones y protestas. Nos encontramos ante un grave problema, una situación límite, que afecta de lleno a la gran clase media de este sector con unos efectos demoledores para toda la población. Desde el Equipo de Gobierno entendemos que las distintas fuerzas políticas debemos superar nuestras diferencias y no alentar la conflictividad e intentar capitalizar las demandas del sector agrícola y ganadero de forma inútil e irresponsable.